jueves, 4 de enero de 2018

Tres tristes tigres


 
... de la Red
 

                                               Raudo el impetuoso viento
                                               llegó de pronto
                                               y galopando sobre su ardiente espalda
                                               apareciste tú:
                                               una luciérnaga con alas de oro
                                               remontando el ocaso
                                               del sol sobre los montes,
                                               igual que una efímera lluvia
                                               de una primavera ya en ciernes.
                                               Y fue entonces...
                                               cuando todos los vidrios mojados
                                               de aquella vieja ciudad
                                               te recibieron exultantes,
                                               hasta que poco después
                                               del paso de las pálidas nubes grises
                                               tu calor corporal
                                               insufló la Naturaleza entera,
                                               sembró en el fondo de su seno
                                               literalmente la Vida.
                                               Y ya no hubo espacio alguno
                                               para ninguna de mis sombrías tristezas,
                                               las que borraban siempre
                                               los tres tristes tigres
                                               con un enrevesado trabalenguas
                                               que aprendimos a decir
                                               sin equivocación alguna,
                                               cada vez más deprisa,
                                               cuando éramos sólo unos niños.
                                               Luego, algo más tarde,
                                               cuando volvimos a encontrarnos,
                                               ya habíamos crecido
                                               y un sensual hormigueo
                                               de ombligos hacia abajo
                                               comenzó a hablarnos
                                               en el imperioso lenguaje del sexo;
                                               pero nada hicimos por acallarlo,
                                               bien al contrario,

                                               nos dejamos arrastrar
                                               por su ebria y celestial melodía.

                                               Y aquí seguimos estando juntos
                                               como dos niños más
                                               jugando al enrevesado trabalenguas
                                               de los tres tristes tigres,
                                               para borrar siempre,
                                               con el cálido aroma de tus labios,
                                               todas mis sombrías tristezas.





















viernes, 29 de diciembre de 2017

Un árbol en llamas



... de la Red

                                           He cruzado con mi sangre
                                           tu sangre inmaculada;
                                           mi herida inmortal
                                           con tus manos de ángel.
                                           Y he visto
                                           cómo allí donde planté
                                           crecía una débil llama
                                           dentro de tu rojo corazón.

                                           Todo ha sucedido
                                           como a través de un sueño.
                                           Y aquí y ahora
                                           florece en medio de los dos
                                           un gran árbol en llamas:
                                           tú y yo abrazados
                                           ardemos para siempre
                                           en las ascuas del amor.









miércoles, 27 de diciembre de 2017

Cruce de Caminos


... de la Red


                                               Mira el brillo de tus ojos
                                               como no desaparece
                                               ni se borran sus rastros
                                               cuando te miro al pasar;
                                               mucho más en cambio
                                               reverdecen como brotes verdes
                                               nacidos en la madrugada
                                               igual que aquel lluvioso día de abril
                                               en que me crucé sin querer
                                               en tu camino.
                                               Y mira cuantos días ya...
                                               cuantas noches sumidos
                                               entre tus brazos
                                               y sin poder desprenderme de ellos.
 
                                               Dicen que la Vida es así,
                                               que te trae y te lleva
                                               haciendo del Destino tu dueño,
                                               aunque nos creamos lo contrario,
                                               llenos de un orgullo malsano.
                                               ¿Dueños de qué?

                                               Mírame a mí
                                               que daría todo el oro del Mundo
                                               por estar junto a ti
                                               viendo tus ojos brillar,
                                               que no desaparecen
                                               ni se borran sus rastros
                                               cuando te miro al pasar;
                                               mucho más en cambio
                                               reverdecen como brotes verdes
                                               nacidos en la madrugada
                                               igual que aquel lluviosos día de abril
                                               cuando no tuve más remedio
                                               que cruzarme sin querer
                                               en tu camino.


viernes, 1 de diciembre de 2017

Una melodía en mi piel

... de la Red

Si no rozo tu piel
no puedo vivir:
literalmente no vivo.
Y al oír tocar
esta ligera melodía de swing
mi cuerpo se contonea
y siento que bailo
contigo entre mis brazos;
te cojo de tu cintura
de avispa
y me balanceo en el aire,
girando suavemente
contigo entre mis brazos.

Por eso ruego a Dios
para que este dulce momento
nunca se desvanezca.

Mientras el gramófono
da vueltas y vueltas
sin parar,
noto como el roce de tus manos
me acarician y desnudan,
casi sin darme cuenta.

Qué tendrán tus dedos,
que paso a paso,
al ritmo de esta música
de swing,
 al tocarme, me trastocan,
me miman, me subliman.
y en ese abrazo
que me parece eterno
me llevan al paraíso.

Deja tus manos puestas
un ratito más
y desnuda mi espalda
delicadamente;
sigue, por favor,
un poco más abajo,
al ritmo
de esta sugerente melodía
de fondo,
mientras acabas
y te vas
poco a poco disipando
hasta que sin causa alguna
desaparezcas de mi lado.


martes, 28 de noviembre de 2017

Maneras de Amar


... de la Red
 
Qué difícil
resulta a veces
conjugar
el verbo amar.

Tantos modos
cuerpo a cuerpo
(sólo algunos
conjuga el verbo);
muchos tiempos
(eso sí)
para amar y desamar.

"Yo te amo"
-dijo él-.
"Yo te amaba"
-contestó triste ella-.
Te amé, te amaré;
te habría amado,
si te hubiese conocido;
o tal vez
te haya amado en sueños,
sin yo saberlo.

Una sola palabra
para tanto cielo;
tanto infierno
y nada más
que...
maneras de amar.


Blog: Regálate, regálale un Poema

sábado, 18 de noviembre de 2017

Tacones finos de aguja


... de la Red

 
Los pasos agitados de la noche
me pisan raudos los talones
y mientras corro en tu búsqueda
un frío viento del norte sopla
sobre la hierba seca y calcinada:
rastros de mis viejos monstruos
muertos ya entre nubes de ceniza

Apenas puedo ver de soslayo
 tu dulce vientre flotar
sobre una marea estañada de colores
Vapores, trenes y aeroplanos
van en pos de tus sedosos labios 
blancos tus tersos pechos arrebatados
junto a la triste luz de mis recuerdos

Tacones finos de aguja
pisando los claros charcos plateados
bajo una pálida luna de otoño
Ahora soy el perro errante de tus manos
aquellas que tantas veces
mi solitaria espalda acariciaron
para nunca más volver.
 
  
                               Bloc: Regálate, regálale un Poema                (J.L. Pacheco)

sábado, 30 de julio de 2016

Quién esres tú


                                               
... de la Red
                                         
                                               Quién eres tú
                                               que inundas mi pecho de luz 
                                               sin yo saberlo;
                                               dominas mis pensamientos
                                               con el suave giro de tus caderas;
                                               como una guitarra sin cuerdas
                                               tocas profundamente
                                               las sonoras fibras de mi corazón,
                                               sin que yo
                                               pueda oponerme en nada.
                                               Y la marea incesante
                                               de tu vientre
                                               viene y va sobre el mío
                                               y me subyuga
                                               y me arrastra hacia las profundidades
                                               donde peces y algas
                                               bailan la inagotable danza del amor.
                                               De qué mar has emergido,
                                               sirena de las más ardientes madrugadas;
                                               faro redentor de todas mis tristezas
                                               andas sobre las aguas sin rozarlas
                                               y anudas mis manos sobre tu cintura,
                                               dejándome esclavo de tus sueños,
                                               sin que pueda liberarme de ellos.
                                               Y así vivo esta vida sin vida
                                               que es la vida que tú me das;
                                               porque siendo yo, en ti,
                                               nada en mí soy.

 

Bloc: Regálate, regálale un Poema                  (J,L. Pacheco)